Saltar al contenido

Windows 10 análisis a fondo

abril 26, 2016
Windows 10

La primera impresión que tengo al instalar Windows 10, es que es un sistema operativo muy elegante. Si elegante, porque la barra de tareas en fondo gris oscuro y los iconos con esas líneas en color blanco lo hacen bastante elegante y sobrio. Además, los iconos del escritorio tienen unas líneas muy suaves y modernas. Estos iconos y los de la barra de acceso rápido son los que le darán un toque de color al escritorio. Ya que el resto de detalles son prácticamente a blanco y negro.
Windows 10 nos permite cambiar los colores e inclusive instalar temas especiales. Pero de momento lo que me urge es cambiar la imagen de fondo de pantalla. Porque el de serie me parece muy feo.

El diseño de Windows 10 es minimalista, pero me gusta, cumple su función y todo está, donde tiene que estar. Inclusive el botón de minimizar pantalla, que está al lado del reloj casi escondido, pero está.

Personalmente creo que es la primera vez que Microsoft se toma en serio el diseño de la interfaz. Pero lo realmente importante, lo tenemos abajo a la izquierda. Y no podemos empezar por otra cosa que no sea el botón inicio. Para entender la importancia de este botón tengo que hacer una breve introducción.
Hace casi 10 años Microsoft lanzaba Windows Vista. En él, desarrollo un sistema de widgets en el que las aplicaciones podían mostrar información en el escritorio sin necesidad de estar abiertas. Eran una especie de ventanas que se alojaban en el lateral derecho del escritorio. Con el sistema de widgets se buscaba dotar al sistema operativo de una aplicación que mejore la funcionalidad tanto como el apartado visual y facilidad de uso.
Pero al final los widgets supusieron un gran problema para Microsoft ya que muchos usuarios se quejaban de perder espacio de trabajo en el escritorio, además la utilidad de estas ventanas fue mas que discutida. Pero lo que termino por desbaratar el invento, fue un grave problema de seguridad. Ya que este sistema permitía instalar en segundo plano, programas de dudosa procedencia. Microsoft, sin querer, le había abierto una puerta trasera a quien quisiera meterse a nuestro ordenador.
Así que los de Redmond tuvieron que dar un paso atrás y recomendaron su desinstalación, de hecho, facilitaron un programa propio para hacerlo.

Los widgets también desaparecerían de Windows 7 en posteriores actualizaciones.

Pero Microsoft no abandono esta idea, le gustaba y la quería hacer parte de su marca. Así fue que en Windows 8 creo el menú “Metro Desing», o «Modern UI Desing». En el que se representaba en mosaico todas las aplicaciones en forma de widgets. Esta vez pasaron a llamarse ventanas o baldosas. Pero en ese momento ya había otra idea rondando la cabeza de Microsoft. Y es que en el mundo ya se había desatado el boom de los móviles y tablets, por lo que un usuario tenía más que de un dispositivo distinto. Y a Microsoft se le ocurrió la idea de hacer un «uno para todo». ¿Demasiado ostentoso?
Si, pero muy valiente sobretodo porque quiso diseñar un menú que fuera útil tanto en ordenadores de sobremesa como en tablets. Incluso hizo desaparecer el botón inicio para darle más relevancia a esta nueva interfaz. Por eso creo que Windows 8 metió toda la carne en el asador, lo arriesgo todo y perdió.
Perdió porque Microsoft no entendió que el usuario no quería que sus dispositivos se adapten a Windows. Lo que quería es que Windows se adapte a sus dispositivos. Por eso la desaparición del botón inicio supuso una queja casi generalizada de todos los sectores. Tal fue así la presión que Microsoft tuvo que volver a dar un paso atrás. Y en una actualización llamada Windows 8.1 volvería el botón inicio y un sistema con dos menús inicio, con todos los problemas que ello supone, además estas dos interfaces eran prácticamente independientes. Solo era útil si tenías un portátil que se pudiera transformar en Tablet. Para todos los demás, solo era una pérdida de recursos y espacio.
¿Pero para que os he contado todo este rollo?, pues por esto, Microsoft al fin lo ha conseguido, ha logrado implementar su sistema de ventanas en nuestro menú inicio, de forma elegante y funcional, puede parecer un híbrido entre un menú clásico y otro en mosaico, pero es más que eso, podemos modificar el tamaño, la apariencia y hasta desinstalar aplicaciones desde estas ventanas. Por supuesto podemos agregar y quitar todas las ventanas que queramos y configurarlas para que nos den información como el tiempo, noticias, imágenes, y un largo etc.

Este menú se adapta de acuerdo al dispositivo en que lo vemos, y está integrado completamente en el sistema, por lo que es sin ninguna duda, el mejor menú inicio que Windows ha tenido en toda su historia.

Por supuesto en este menú, tenemos las opciones de siempre, como programas más usados y cerrados recientemente, explorador de archivos, configuración (panel de control), el botón para apagar el ordenador y por ultimo un enlace para listar todos los programas por orden alfabético. Lo único que echamos en falta es el cajón de buscar, pero esto tiene explicación, ya que Windows 10 tiene más novedades.
Por primera vez en su historia, Windows estrena su propio asistente virtual, y se llama «Cortana». A los jugadores de Halo el nombre les sonara familiar. Lo cierto es que Cortana es un completo sistema de búsqueda, en el podrás encontrar de todo, administrar citas en el calendario y hasta te contara algún chiste. Es casi como tener tu propia secretaria.
Vale, esto último sonó muy bien, pero lamentablemente sirve de poco, es verdad que para preguntas genéricas como el clima o anotar recordatorios está bien, pero en la mayoría de los casos te hace la búsqueda en Bing. Por supuesto que a día de hoy no existe ningún asistente suficientemente útil, llámese, Google Now, Siri o Cortana, ninguno cumple realmente una función imprescindible, solo queda en algo curioso y anecdótico.
Los asistentes virtuales me parecen una tecnología para el futuro, por eso considero que es importante que Windows haya empezado a usarla. Quizá algún día podamos decir: “Hola Cortana, resuelve mis problemas de matemáticas y envíaselo por correo electrónico a mi profesor”. Pero de momento ese futuro está muy lejano todavía.
Lo que si es funcional es nuestra tercera novedad en Windows 10, y se llama «Escritorios virtuales», es verdad que otros sistemas ya utilizan esta característica desde hace muchos años, pero como es la primera vez que Windows la implementa, es una novedad. Los escritorios virtuales nos permiten administrar mejor nuestro espacio de trabajo, por ejemplo, podemos trabajar en un escritorio y crear otro para abrir el navegador y escuchar música de Youtube, de esta forma la ventana de Youtube no estorbará en la barra de tareas de nuestro primer escritorio. Es cuestión de acostumbrarse, pero es algo muy útil, sobre todo cuando para trabajar, tenemos que abrir muchos programas.
Como cuarta novedad importante, tenemos que hablar del navegador Edge. Algunos piensan que viene a sustituir a Internet Explorer. Pero lo cierto es que los dos programas vienen instalados de serie, quizá solo sea durante un tiempo de transición o quizá Microsoft pretenda que tengamos dos navegadores. El tiempo lo dirá, lo que, si es verdad, es que Edge es un navegador bastante ligero, es muy rápido, tiene un diseño bastante elegante siguiendo las líneas marcadas de Windows 10, y su principal característica es que nos permite marcar con rotulador sobre las páginas web, ya sea para resaltar o esconder información.
Para posteriormente guardarla o enviársela por correo a alguien. Es una interesante propuesta, pero habrá que ver que tan útil resulta.
En Windows 10, existen muchas novedades, pero las cuatro anteriormente mencionadas (según mi criterio) son las más importantes, de todos modos vamos a ver rápidamente todas las demás.
Centro de actividades, es el punto de partida para casi cualquier cambio que queramos hacer en la configuración del equipo. Además, nos aparecerán las notificaciones. También tenemos la posibilidad de silenciar dichas notificaciones.
Integración con OneDrive, podemos almacenar notas y documentos en la nube con solo un click, Esta integración es importante ya que utilizaremos nuestra cuenta Microsoft para logearnos en nuestro propio PCY poder tener a mano tanto nuestros documentos online como los locales.
Correo, su propio nombre lo dice, es un gestor de correo electrónico, bastante básico, pero suficientemente funcional para la mayoría de usuarios.
Calendario, una aplicación interesante para anotar citas y tenerlo sincronizado con el Pc.
Fotos, música, reproductor DVD, etc, son aplicaciones a simple vista sencilla, pero son capaces de reproducir archivos de diferentes formatos. Y son aplicaciones bastante ligeras, suficientemente potentes como para no necesitar programas externos de reproducción.
Películas y TV, me gusta que se pueda enviar el vídeo que vemos a un móvil al estilo chromecast. Además, podemos comprar o alquilar películas.
Tienda, Windows 10 se apunta a la moda de tener una tienda integrada en el sistema. Podemos encontrar algunas aplicaciones interesantes, pero de momento es solo un adorno.
Xbox, me parece una propuesta interesante para quien tenga una xbox. Además, permite grabar la pantalla de juego sin necesidad de programas externos. Quizá lo único malo, es que se necesita una tarjeta gráfica dedicada y moderna.
Windows Snap, esta característica nos permitirá organizar el espacio que ocupa cada ventana en el escritorio. Es una aplicación muy interesante y sobretodo funcional.

Windows 10 está repleto de novedades y aún hay más por llegar.

Opinión Tecnoadictos TV

Estas son solo mis primeras impresiones. Habrá que rodar un tiempo el sistema para ver que tal se comporta realmente en el día a día. Pero sin duda puedo decir que Windows 10 está bien diseñado. Con una idea clara y una modernidad suficiente para gustarle tanto a nuevos como a viejos usuarios.